La Iglesia brasileña busca ser escuchada en el Amazonas


Una campaña de comunicación

creada en 2014 para reunir a los nueve países que conforman la cuenca del Amazonas, la Red Eclesial Pan -Amazonian (repam) lanzó una campaña de comunicación en las últimas semanas para movilizar a la sociedad brasileña en cuanto al enfoque del sínodo.

Este gran debate es visto por Dom Mario Antonnio, obispo de Roraima, como un «camino de esperanza Para promover la vida, la justicia, la paz y la armonía entre todas las criaturas «. En el suelo durante más de veinticinco años, Dom Adolfo Zon Pereira, obispo de Alto Solimões, a Tabataga, en la Provincia Eclesiástica de Manaus, trata de mantener la esperanza: «Espero que combinemos nuestra fuerza a través del diálogo y nuestra visión contemplativa. Para cuidar de nuestra casa común. De lo contrario, nuestra casa colapsará, porque todos somos los habitantes de la misma casa «.

una iglesia en la pérdida de velocidad

frente a la Movilización internacional muy reciente a favor del Amazonas, con incendios no publicados desde el comienzo del mandato del presidente Brasil, JAIR BOLSONARO en enero pasado, la Iglesia Católica desea recordar que su preocupación por la preservación del bosque es antigua. Pero el avance de las iglesias evangélicas, múltiples y implementadas poderosamente, ha cambiado el acuerdo: el país católico líder mundial, Brasil se basará en los números del Instituto Brasileño de Estadísticas (IBGE) para la mayoría evangélica a partir de 2030.

Los obispos brasileños están preocupados por el destino de los indios amazónicos

convocados por 2017 por el Papa Francisco, el Sínodo en el Amazonas nutre las esperanzas mixtas en Brasil. «No sé si el Sínodo tendrá suficiente fuerza para contrarrestar la violencia de los ataques contra los pueblos originales que vemos en el campo, pero es una voz profética. Nuestro gobierno está más preocupado por la repercusión internacional que de lo que denunciamos. Aquí, en Brasil, «dice la hermana Izabel Patuzzo, quien trabajó durante tres años como misionero a la mayoría de las personas de la gente en la Amazonia brasileña.

pensando en el Amazonas más allá de Brasil

El debate actual sobre La soberanía de Brasil, defendió el caño y las uñas de Jair Bolsonaro, no es objeto de las discusiones que se llevan a cabo en este momento por los nueve países que comparten los 7 millones de kilómetros cuadrados de la cuenca amazónica.

«El Sínodo no es un lugar de debate político, por o contra un gobierno en particular. Es la voz de la Iglesia que está construida para proponer acciones para promover la ecología global, en la línea de la enciclación. Ive Laudato Si el Papa Francisco «, dice María Maria de Oliveira, profesora de Sociología en la Universidad Federal de Roraima (UFR), miembro de la República.

La cuestión de preservar la mayor selección tropical. Debe ser pensado Más allá de la ecología. «Todo está relacionado: el destino de los pueblos indígenas, las acciones de la minería, las empresas legales o ilegales, las agrovisiones, el uso de armas», apoya al padre Boris Nef Ulloa, director de la Facultad de Teología del PUC São Paulo.

Cómo la Iglesia defiende a los nativos en el Amazonas

Si la Iglesia se esfuerza por solicitar el diálogo y no para oponerse a las declaraciones del gobierno actual, la reducción drástica de las aprobaciones de la tierra indígena desde entonces La posición del presidente Michel Temer en 2016 tiene consecuencias concretas en el terreno. Según la Fundación India Nacional (FUNAI), más de 200 tierras indígenas están esperando para ser aprobadas.

y Jair Bolsonaro dijo repetidamente que no cedería «un centímetro de tierras más indígenas». «Cuando hablamos del bosque del bosque, también debemos pensar en proteger a sus pueblos: hoy, ya no tienen los medios para ser los guardianes del bosque, sin embargo, son la mayor riqueza de estos territorios, que el presidente se niega. Para reconocer «Hermana Izabel Alert.

Una cita simbólica

Marcia Maria de Oliveira ha sido designada por el Papa Francisco para participar en la Asamblea Especial del Sínodo en el Amazonas. «Su nombramiento está vinculado a su trayectoria como maestro que acompañó a todo el proceso sinodal y la experiencia en la empresa y la cultura de la Amazonía», dice el Papa en una nota oficial en la Universidad de Roraima. «Invitar a una mujer no religiosa a participar en debates, representa un descanso importante. No fue fácil estar en un entorno históricamente ocupado por los hombres, pero me respetaron», dice Marcia Maria de Oliveira.»Las mujeres en la Iglesia deberían estar más involucradas en la Iglesia porque son los principales líderes de las comunidades indígenas en el Amazonas», complementa el padre Boris Nef Ulloa, director de la Facultad de Teología del PUCO São Paulo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *